NO TODO EL MUNDO SABE EMPRENDER

Publicado: 14 mayo, 2013 en Comuniación

Logo-Wayra

Un soplo de innovación… y un negocio muy rentable para Telefónica. Así es como puede definirse Wayra –que de hecho significa ‘viento’ en quechua– la aceleradora de startups relacionadas con el ámbito de las tecnologías de la información y las comunicaciones creada en el seno de la operadora en 2011. Acerca de sus proyectos, de los resultados que ha cosechado en estos primeros dos años de vida en los que la iniciativa se ha expandido a 12 países, y sobre el panorama del emprendimiento en España y los principales retos de este ámbito nos ilustra su CEO (presidente ejecutivo), Gonzalo Martín-Villa.

– Wayra acaba de cumplir dos años. ¿Cómo valora la evolución del proyecto desde sus orígenes hasta la fecha?

En efecto, la primera convocatoria de Wayra se realizó en Colombia en abril de 2011, aunque en realidad hasta junio, cuando elegimos los proyectos, no se realizó el lanzamiento oficial de la iniciativa. La idea surgió cuando José María Álvarez Pallete, actualmente consejero delegado de Telefónica, lideraba la compañía en Latinoamérica. Allí había mucho talento pero éste no se podía desarrollar por falta de oportunidad en estos países. Así que la idea es que los emprendedores tuvieran capacidad de hacer realidad sus proyectos sin tener que marcharse de sus países de origen.

Por otro lado, lo que se veía en Telefónica es que, con el boom tecnológico, había mucha gente innovando en startups a las que si ayudábamos al final supondrían una fuente de talento que trabajaría en productos y servicios que luego podríamos vender a nuestros clientes. Lo que conllevaba Wayra era abordar la innovación externa abierta y, en este sentido, hay que decir que Telefónica fue lo bastante valiente porque aunque tenía muchos departamentos de I+D suponía reconocer que el grupo no puede abarcarlo todo.

Por otro lado, el proyecto tiene una parte de responsabilidad social corporativa. Nosotros defendemos que es negocio, pero es que además se hace bien, se crean empresas, negocio, empleo, es un proyecto muy redondo porque por ahora no tiene nada malo.

– Luego, además de una buena imagen de marca por el apoyo al ámbito emprendedor, Wayra también supone un negocio para el grupo…

Sí. Nosotros invertimos en todas las empresas que aceleramos, que este año son más de 200. Nos convertimos en accionistas de ellas, de modo que esto es un negocio, por un lado, por la inversión, y porque podemos tener un negocio por una venta futura con mayor o menor valoración. Por otro lado, es un negocio por los productos y servicios que desarrollan estasstartups y que pueden ser utilizados por Telefónica en un futuro. Por tanto, tiene diversos prismas de negocio, aunque no solo seleccionamos y aceleramos empresas que tengan que ver directamente con nosotros.

– Ahora Wayra tiene presencia en 12 países. ¿Se ampliará a más?

No, al menos de momento. Ahora estamos en casi todos los países donde Telefónica está presente, de modo que el siguiente paso sería abrir Wayra fuera de las fronteras ‘telefónicas’ y, aunque a mí personalmente me encantaría, es un tema que aún estamos pensando.

– Es destacable el hecho de que lanzaron el proyecto en plena crisis…

Bueno, en realidad en 2011 no había un escenario tan brutal de crisis como ahora. Por otro lado, en ese momento no estaba tan de moda el tema del emprendimiento en España, desde luego no lo estaba en ningún país donde lo hemos abierto. No obstante, es quizá en tiempos de crisis cuando hay que abrir este tipo de proyectos. De hecho, hay que recordar que la crisis también significa oportunidad.

Por otro lado, aquí en Wayra no hay mucha crisis. Lo que hay es gente apasionada por sus sueños trabajando en éstos y creando empleo. Wayra supone una oportunidad para todos ellos.

– De las más de 200 startups que se han acelerado, ¿cuáles destacaría?

Es como si a uno le preguntan a quién quiere más si a su padre o a su madre. No puedo destacar ninguno en especial. Sí es cierto que desde el punto de vista comercial hay empresas que van mejor que otras y que reciben inversión de terceros y otras no. Por ejemplo recientemente una de nuestras startupsMarfeel, que está en Barcelona, ha recibido una inversión de casi 2 millones de euros. Ellos partían de los 50.000 euros que Wayra les dio al principio, así que lograr la citada cantidad en la siguiente ronda de financiación es todo un logro.

Y sí, a unas les va mejor, a otras peor y otras ya no existen; esto es ley de vida.

– ¿Qué segmentos del mundo TIC están teniendo más tirón? ¿En qué áreas ve más futuro?

Por un lado, destacaría el mundo de las aplicaciones móviles. Por otro, el ámbito del e-commerce, que en España aún tiene un crecimiento importante por delante. También tienen recorrido los temas relacionados con las redes sociales y, por otro lado, proyectos de tecnología pura y dura como por ejemplo el de una empresa que tiene una herramienta para localizar la ubicación de alguien de manera fiable.

– ¿Cuáles diría que son las claves de éxito de un proyecto?

Un buen plato está conformado por varios ingredientes. Aquí pasa lo mismo. Fundamentalmente tiene que ser un proyecto innovador, tiene que tener un mercado objetivo bastante grande y global, solucionar un problema que existe, tener un modelo de negocio detrás, y, quizás lo más importante, un equipo muy bueno. De hecho, aunque un proyecto no esté maduro si ves que el equipo que tiene detrás es potente siempre piensas que lo hará bien.

– Respecto al resto de aceleradoras que han surgido en el mercado en los últimos tiempos, ¿cuál diría que es el aspecto diferencial de Wayra?

En primer lugar, que proporcionamos una aceleración integral. Algunas aceleradoras ofrecen financiación pero no espacio físico para trabajar o al revés, o proporcionan mentores pero no financiación… Wayra proporciona el espacio físico, la financiación, la formación, tenemos mentores, tecnología…

En segundo lugar, que también parte de los primero, la nuestra es una red global de innovación. Tenemos 13 academias, y eso es potentísimo para las startups porque se pueden mover en muchos países y esto les genera oportunidades globales. Y también es bueno para los inversores, que pueden invertir en proyectos grandes y en aquellos que están en otro sitio.

Y, finalmente, otro diferenciador es que está Telefónica detrás con el apoyo que esto conlleva y con la posibilidad de vender un producto a 300 millones de clientes, lo que significa una enorme oportunidad para las startups. Por nuestra parte, esa puerta que está ahí la intentamos abrir cuanto más mejor.

– Supongo que la metodología será un aspecto importante a seguir en Wayra…

Sí, todas nuestras academias son exactamente iguales físicamente, así como lo que sucede dentro. Los servicios de aceleración, la formación, etc. son iguales en nuestras 13 academias en todo el mundo. Wayra es como un MacDonalds del emprendimiento en este sentido.

– Al igual que Telefónica son muchas las empresas –y muchas de base tecnológica– que están lanzando proyectos de apoyo al emprendedor. ¿Hay una burbuja detrás de todo esto, demasiado marketing y poco apoyo real…?

Desde luego, lo que hay detrás de Wayra es serio. No es un plan de marketing aunque tiene un marketing muy bueno porque es necesario y, además, el emprendimiento, en efecto, está de moda. No obstante, lo que la gente tiene que tener claro es que emprender no es fácil. No todo el mundo puede emprender, no es sencillo, lleva mucho tiempo y supone mucho esfuerzo. Hay que echar muchas horas de trabajo.

– ¿Cuáles considera que son las mayores dificultades que encuentran los emprendedores en España?

Por un lado, todo el tema burocrático, que esperemos que mejore. Hay que quitar trabas, como suele decirse, que por cada ley que se apruebe se deroguen dos. Por otro lado, hay que mejorar el acceso a la financiación: hacen falta más business angels. Este ecosistema es menor que en otros países, pero quizás mejore con la futura ley de los emprendedores. Al menos se habla que ésta mejorará los temas fiscales para los business angels. Si esto se hace ayudará seguro a que crezca el ecosistema y a que haya más oportunidades de inversión.

Claro que también hay que mejorar otras cosas. Parece que hay voluntad por parte del Gobierno pero de momento la ley no acaba de rematarse.

– Ha citado ya algunas cosas pero, ¿qué aspectos no deben faltar en la futura ley de los emprendedores?

Son claves las mejoras fiscales tanto para los business angels como para las opciones sobre acciones. Respecto a esto último, las startups muchas veces no pueden pagar con efectivo, ya que no lo tienen, y lo que hacen es pagar con capital de la empresa, lo que está penalizado fiscalmente. Esto tiene que cambiar.

Por otro lado habría que eliminar trabas burocráticas para poder montar una empresa es un día, como ocurre en muchos países; algo que en España es muy complicado. Y, finalmente hay que mejorar el acceso a la financiación, facilitar el poder traer talento de fuera, ya que los visados son costosísimos…

– De los 12 países donde tiene presencia Wayra ¿cuáles destacaría por su movimiento emprendedor?

Quizás Chile y Reino Unido. En ambos la Administración genera muchas ayudas al emprendedor y los dos también tienen un fuerte ecosistema de emprendimiento. Por contra, hay otros que están menos enfocados al emprendimiento, por ejemplo Venezuela, quizá porque tienen problemas mayores. Lo que sí tenemos claro es que en todos los países hay talento, que es la materia que utilizamos para crear nuestro producto.

– ¿Europa podrá hacer frente al empuje emprendedor de Estados Unidos, con Silicon Valley al frente de un poderoso ecosistema?

Creo que sí. En el informe Startup Genome, que ayudamos a lanzar y que compara el ecosistema emprendedor de las ciudades con Silicon Valley, la primera en este aspecto, aunque aparecen varias ciudades norteamericanas entre los primeros puestos también aparece una europea, Londres. Madrid y Barcelona están entre las 20 y 40 siguientes, pero la buena noticia es que hay opciones, que se puede hacer. Y aunque queda mucho para que haya un ecosistema perfecto como el que tiene Silicon Valley hay oportunidades, y a las pruebas me remito.

De todas formas, esto no significa que si creemos que tenemos que ayudar a una empresa a ir a Silicon Valley no lo hagamos.

– ¿Podrá ser algún día España una startup nation como Israel?

Me gustaría verlo. Pero no es un tema nuestro sino de múltiples agentes, como la Administración, el capital riesgo, las universidades, las escuelas de negocio, los colegios…

– Ya hemos hablado de algunos aspectos pero ¿qué es lo que falla en España para que muchas personas no se atrevan a emprender?

Quizás en la universidad falta una mayor conexión con la empresa. Además, en los colegios o en la educación más básica no se enseña mucho a ser emprendedor y eso también hace falta. Por no hablar de la financiación por parte de la banca, que ahora es nula. No obstante, hay mecanismos para financiarse que empiezan a funcionar, algunos de ellos públicos, aunque, como decía antes, hay que crear fondos de business angels.

Digamos que se da un poco de todo. Por otra parte, hay que quitarse el miedo al fracaso. Pero aquí el problema radica en la legislación. Hay veces que un emprendedor falla y es la legislación lo que le hace un fracasado; ésta no permite volver a emprender, le persigue. Así que en lo del fracaso, el problema no es el miedo ni el aspecto social sino el componente jurídico que existe.

– Facebook, Twitter… son muchas las empresas que nacieron siendo startups y han logrado el éxito absoluto. ¿Cuáles destacaría de éstas?

El tema es que los Facebook y los Twitter son uno entre un millón. Y no hay que pensar que si no se consigue lo que éstas han logrado no hay nada por hacer. Entre Facebook y la nada hay un montón de iniciativas con muchísimo valor, proyectos de vida empresariales exitosísimos para sus fundadores. Obviamente los que siempre suenan son los grandes, pero hay proyectos que están muy bien y que funcionan.

Hay proyectos españoles espectaculares; el tema aquí también es que los españoles comunicamos mal las cosas que hacemos bien. Somos un poco cenizos en este aspecto…

– ¿Y la crisis? ¿Está realmente empujando a muchas personas a emprender?

Algo de eso debe de haber aunque sinceramente en Wayra no lo vemos. Los emprendedores que vienen a Wayra ya tenían proyectos antes de la crisis y llevan tiempo pensando en ellos. No es gente que se ha quedado en el paro y ha decidido emprender.

– Es difícil sacar la bola de cristal pero, ¿cómo ve el futuro de Wayra?

Espero que fantástico. Desde luego es un proyecto que hemos montado muy rápido. El éxito de Wayra es que exista y que haya una empresa del peso de Telefónica que lo haya promovido, demostrando que también puede apoyar al emprendedor.

Ahora lo que observamos es que está llegando dinero de fuera a nuestras startups. También vemos que el 80% de las startups que entran cuando salen ya están en modo comercial, muchas de hecho están en contacto con Telefónica… Vemos en suma que las cosas van bien y que vamos a seguir creciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s