COHETE A MARTE

Publicado: 7 noviembre, 2013 en Comuniación

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 22,6 millones de niños de todo el mundo no reciben las vacunas básicas y, de ellos, el 50 por ciento se encuentran en la India, Indonesia y Nigeria. Son miles los niños de esos países que, anualmente, mueren por enfermedades ya prevenibles como la difteria, el sarampión, la tos ferina, la poliomielitis, la neumonía, la diarrea por rotavirus, la rubeola y el tétanos.

Imagen

Resulta paradójico, sin embargo, que hace poco la India haya lanzado la Mars Orbiter Mission (MOM), una misión espacial destinada a estudiar la superficie, topografía y atmósfera de Marte, con un coste de 73 millones de dólares y que sólo han logrado hasta ahora Rusia, Estados Unidos y la Agencia Espacial Europea.

Es verdad que la República de la India, el segundo país más poblado del planeta, se sitúa como una de las economías emergentes, con la 12ª economía más grande del mundo en base a su Producto Interior Bruto (PIB) o la cuarta si la medimos en términos de paridad de poder adquisitivo.

Sin embargo, la renta per cápita es de menos de 1.000 euros anuales, lo que la convierte en la 143ª nación del mundo. Ello se expresa, en términos prácticos, en que el 46 por ciento de los niños menores de tres años presenten una alta tasa de desnutrición y que un 40 por ciento de la población viva por debajo de la línea internacional de pobreza, que el Banco Mundial sitúa en 1,25 dólares al día.

Algo que queda revelado, también, en el marco de la industrial textil india, que trabaja para los países desarrollados y que con jornadas laborales de 72 horas semanales (el doble de las españolas), viene pagando unos salarios de 0,88 euros al día a sus trabajadores.

Por ello que resulte imposible entender tan tremendos contrastes si no fuera porque el pueblo no representa sino un juguete más en manos de una clase política y una élite económica internacional que, desde las dictaduras o las democracias (ambas tienen muchos puntos de unión), lo manipulan a su antojo, sometiéndolo –sí, sometiéndolo- con los más maquiavélicos argumentos, sin apenas posibilidad de reacción salvo cuando ésta explota en la violencia.

Qué se le habrá perdido al Gobierno de la India en Marte, a 400 millones de kilómetros, cuando tiene a más de 1.240 millones de habitantes por los que preocuparse y entre los que repartir los beneficios de las nuevas riquezas del país.

No es de extrañar de que, con tal abandono (existe en otros muchos países, también en los desarrollados, en otras formas), en lo que va de 2013 hayan sido ya 200 los muertos como consecuencia del derrumbe de edificios antiguos, mal construidos o edificados sin licencia o en lugares inadecuados. Y mientras el cohete llega a Marte, en la Tierra, en la India, sin vacunas y sin alimentos para los más pequeños. Increíble.

Fuente: Enrique Bellido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s