HIJOS DESVIADOS

Publicado: 3 abril, 2014 en Comuniación

Los padres procuramos proporcionar lo mejor a nuestros hijos: nos esforzamos en darles aquellas facilidades que no pudimos disfrutar para evitar que sufran las estrecheces y carencias que sí hemos padecido. A veces, en ese afán por conseguir que dispongan de todas las comodidades que ni en sueños hubiéramos imaginado para nosotros mismos, los acostumbramos a una vida fácil y placentera caracterizada por una sobreabundancia de derechos y apenas obligaciones.

cameron-michael-douglas

Incluso los obligamos a caminar hacia horizontes que nosotros no pudimos o no quisimos alcanzar, sin tener en cuenta en muchos casos ni sus preferencias ni sus capacidades o limitaciones. Queremos que sean mejores que nosotros satisfaciéndoles cuántas necesidades tengan durante la etapa en que dependen absolutamente de nosotros. Y nos equivocamos más de lo que creemos.

Hay un refrán que asegura que cuánto más se le da a los hijos, menos lo aprecian. No sólo juguetes, sino también ropa, accesorios domésticos, dinero, libertades y hasta agasajos y carantoñas. Es fácil sucumbir a la felicidad que exteriorizan abiertamente entregándoles cuánto desean o se les antoja, olvidando la responsabilidad que como padres nos corresponde de demandarles también disciplina, obediencia, respeto y esfuerzo, exigencias imprescindibles para que la educación se convierta en un valor que les posibilite ese futuro que de tan lejano no logran atisbar ni interesar.

Con todo, ni siquiera con una actitud así podremos garantizarles un porvenir halagüeño, pero al menos los habremos preparado para las dificultades a las que tendrán que enfrentarse tarde o temprano, sin que confíen ingenuamente en que todo les vendrá rodado con sólo desearlo.

En cualquier caso, nunca tendremos la certeza de haber cumplido con ellos como hubiera sido lo adecuado, lo que no nos exime del deber de intentarlo permanentemente, aunque a veces sean descorazonadores los resultados.

Viene esto a cuento por un hecho que, aunque pertenezca al mundo de la farándula, no deja de indicar un problema que afecta a familias que presuntamente están en mejores condiciones de proporcionar a sus hijos una educación esmerada y un ambiente que facilite su formación sin impedimentos materiales.

Me refiero al hijo de un extorero, que fue puesto en libertad provisional hace unos días, tras haber permanecido encarcelado durante cuatro meses, por agredir y robar a otro joven a la salida de un club de alterne en las afueras de Sevilla.

Debe resultar tremendamente horrible descubrir que un hijo ha tomado el camino equivocado tras los desvelos por protegerlo entre algodones. Un hijo descarriado representa un fracaso por partida doble: para el hijo y para sus padres, en tanto en cuanto el primero no satisface las expectativas depositadas en él para que supere las condiciones de origen y, para los segundos, porque asumen como una frustración no haber sabido conducirlos hacia ese horizonte de emancipación en el que se presumía hallarían la prosperidad y la felicidad.

Nunca es fácil enseñar a un hijo ser adulto. Como tampoco existe ningún libro que enseñe ser padres ni ningún manual que garantice el éxito de la tarea. El futuro que les prometemos es tan indeterminado como esquivo, máxime si aspiramos a preverlo desde que los alimentábamos con biberones en la cuna.

Sólo encontramos la obligación de intentarlo y la responsabilidad de no renunciar al empeño, siendo conscientes de que los hijos comienzan a moldearse en el seno de la familia, donde se empapan de las actitudes y las conductas de sus padres.

Es el seno de la familia el escaparate donde descubren y adquieren los valores que más tarde podrán conformar su personalidad. Una personalidad que, cuando se manifieste sin restricciones el día de mañana, reflejará –a veces, de forma sutil, y otras, grosera- los modelos en los que se ha fijado para formarse.

De ahí que, al conocer la noticia por los periódicos, me asaltara la sensación de que algo ha debido fallar en la estructura familiar del torero cuando su hijo, en edad de estar fraguando su autonomía personal a través de la educación, abandonaba en libertad provisional la cárcel casi simultáneamente en que su padre debía ingresar en ella por cometer otro delito contra terceros.

Independientemente de las causas que conducen a uno y otro al mismo destino, no deja de extrañar una conducta tan parecida en ambos. No se colige necesariamente de ello que “de tal palo, tal astilla”, pues no es automático seguir los patrones conductuales en los que se ha estado inmerso y criado. Pero, indudablemente, influyen en no poca medida en los esquemas de valores que determinarán los criterios a la hora de conducirnos como adultos en la vida.

Algo, pues, está fallando en nuestra sociedad que facilita la quiebra en las familias de los resortes que las mantenían unidas en beneficio del desarrollo y el progreso de sus miembros. La moralidad, la decencia, la honradez, la seriedad, el respeto y la responsabilidad que debían transmitirse desde el hogar por emulación de las conductas de las personas más cercanas y asequibles, como son los padres y otros familiares, son sustituidos por un materialismo egoísta y un consumismo hedonista que son incompatibles con aquellos principios tachados de poco prácticos para la vida “moderna”.

Es, precisamente, en lo que convergen la excesiva tolerancia de los padres respecto a la disciplina de los hijos y un modelo social que prima las leyes del mercado. ¿Cuántos hijos han dejado de estudiar para dedicarse a otras actividades más lucrativas que no les exigía tanto esfuerzo? Pues esa ceguera es la que estamos dejando en herencia y de la que derivan consecuencias que se convierten en noticias de los medios de comunicación. Todo un síntoma.

Fuente: Daniel Guerrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s