Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

Hace unos días, se anunciaba el nacimiento de VotAndo, una plataforma web y app móvil (para Android e iOS) desarrollada en España y que permite a los ciudadanos informarse y posicionarse de forma virtual sobre los asuntos que se estén debatiendo en el Congreso de los Diputados. La app mostrará en tiempo real gráficos que ilustren la opinión de los usuarios, en base a los votos emitidos por éstos sobre los temas a debate. Sus desarrolladores definen este software como una herramienta de voto digital apolítica (transmite la información sin ofrecer juicios de valor), sencilla de utilizar y de carácter anónimo. Pretenden mantener el proyecto únicamente gracias a las donaciones de los usuarios.

Pero hay muchas más iniciativas online destinadas a aumentar la transparencia y la participación ciudadana en la cosa pública. Repasemos algunas de ellas:

CIVIO
Civio es “una organización sin ánimo de lucro que lucha por lograr una mejor democracia” y trabaja en el campo del open data y el periodismo de datos con el objetivo de favorecer la transparencia institucional. Para ello, mantiene varios proyectos web relacionados de uno u otro modo con esta meta:

Tu Derecho a Saber: La primera web española que facilita la solicitud de información a cualquier institución pública del país. Ellos se encargan de hacérsela llegar al responsable y avisan al usuario cuando llegue la respuesta, la cual quedará publicada en su portal.

El BOE Nuestro de Cada Día: Una iniciativa personal de la periodista Eva Belmonte que luego se incorporó a la Fundación Civio. Ella explica así la utilidad de este proyecto:

A falta de una ley que permita acceder a la información pública en condiciones, el paso por el BOE es el único imperativo que deben cumplir quienes gobiernan más allá de las puertas blindadas del Congreso y La Moncloa. Y esconde, sobre todo en estos tiempos, decretos, nombramientos, subvenciones y edictos que en las ruedas de prensa no se anuncian -o se esquilman- porque no hacen bonito. Escudriñarlo es, o debería ser, labor de todos los medios de comunicación que hayan asumido esa historia de la responsabilidad social y el quinto poder, aunque sea a su manera.
Quién Manda: Éste es un proyecto de periodismo de datos que pretende convertirse en un repositorio fiable y documentado de los vínculos entre las personas más importantes del país. “Queremos mostrar con quiénes se reúnen y a qué acuerdos llegan, mostrar sus currículos, de dónde vienen, cómo se reparten las sillas en las instituciones públicas y qué caminos les llevan a encontrarse una y otra vez”.

DEMOCRACY

El Indultómetro: Repositorio de todos los indultos concedidos por el Gobierno, creado a partir de la descarga y extracción automática de datos, que son posteriormente complementados y formateados para facilitar su consulta.

¿Dónde van mis impuestos?: El planteamiento es similar al proyecto anterior, pero cambiando los indultos del BOE por las partidas presupuestarias recogidas en las páginas del Ministerio de Hacienda, y añadiendo la visualización desglosada de las mismas.

OSOIGO
Osoigo.com es un proyecto de la start-up Garoa Web Consulting y se define como “una plataforma donde participan los representantes públicos que desean escuchar y responder a la ciudadanía”. El portal permite plantear preguntas a políticos españoles de diversas formaciones políticas, requiriendo el apoyo de un determinado número de usuarios que actúan como filtro de relevancia. Si lo supera, la pregunta es respondida por el político al que iba dirigida.

Como publicaba hace poco el diario El Mundo:

Los tres meses de vida de este portal permiten sacar las primeras conclusiones […]. El más activo es el diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán, que ha dado la réplica a 26 de 29 usuarios […]. De las 800 preguntas que han superado el filtro del respaldo social -de entre cerca de 2.000-, medio millar ha obtenido respuesta”.

Fuente: ticbeat.com

Anuncios

CORDERO RAJOY

Publicado: 6 julio, 2011 en Uncategorized

La semana pasada, durante el Debate sobre el estado de la Nación, Mariano Rajoy hizo gala de su proverbial habilidad para ocultar su faz verdadera, sus intenciones y hasta las propuestas que piensa poner en práctica cuando acceda al Gobierno de España.

Es una habilidad un tanto atípica, no por lograr disimular completamente lo que le interesa, sino porque consigue que, aún adivinándose lo que esconde, la gente consienta su juego y apoye su táctica. La mayoría de los ciudadanos saben que Rajoy es un lobo disfrazado con piel de cordero, pero le siguen la chanza como si de verdad fuera un corderito más, inofensivo y tierno, del rebaño.

Sin embargo, a Rajoy le delatan ramalazos y gestos de prepotencia que nunca ha podido controlar ni cuando fue varias veces ministro en los gobiernos de Aznar, ni en los ocho años como líder de la oposición. Se advierte en ellos su tendencia al desprecio y al autoritarismo que ha de preocupar a los gobernados en un futuro próximo, si nada impide un pronóstico que parece asegurado.

Durante el Debate sobre el estado de la Nación, el presidente del Partido Popular, aparte de exigir durante cuarenta minutos el adelanto de las elecciones como mensaje único de su discurso, volvió a dar muestras de un temperamento sólo sujeto a la estrategia de no asustar y de parecer benévolo y tranquilo, pero que deja escapar palabras y desplantes que denotan su auténtica condición, incluso esa suficiencia absoluta que no admite ningún valor ni mérito al contrincante.

Tan faltón es en sus enfrentamientos con el presidente del Gobierno que, desde el primer año en la oposición, circunstancia no contemplada por los populares, Rajoy comenzó a exigir “rectificación” de cualquier iniciativa que partiera del Ejecutivo, aunque contara con el apoyo del resto de grupos parlamentarios.

Nunca ha entendido Rajoy que los demás pudieran tener algo de razón y él fuera el equivocado cuando todos encuentran lugares para el acuerdo y la colaboración. Si no se hacía lo que él proponía, negaba toda negociación.

Desde esa posición, es consecuente pedir siempre rectificaciones a los demás por no seguir sus postulados de política económica, laboral, social o frente al terrorismo. Ningún gran acuerdo adoptado en el Congreso de los Diputados, mucho menos si son reformas impuestas por la grave crisis financiera que asola a Europa, ha contado con el refrendo del Partido Popular. Antes al contrario, no ha dudado en socavar la solvencia de España ante mercados atentos al comportamiento de la oposición a la hora de calibrar la viabilidad de las medidas gubernamentales.

Pero Rajoy fue un poco más lejos en el último Debate sobre el estado de la Nación y fue más despreciativo: no sólo exigió rectificaciones, sino que se le escapó en alguna de las réplicas la frase dirigida al presidente del Gobierno “pero, usted quién se ha creído que es” para denunciar iniciativas adoptadas por el Ejecutivo que difieren de las del Partido Popular.

Rajoy sabe perfectamente que el Gobierno es quien dirige la política que se aplica en el país. Lo sabe pero no puede evitar escupir, como parece ser habitual en él, la ofensa sobre quien precisamente, como presidente del Gobierno, es el encargado de coordinar tal política y de administrar sus tiempos y modos.

Tal falta de consideración para con los adversarios ya era sintomática cuando, siendo vicepresidente del Gobierno en la era de Aznar, se enfrentó con la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, Magdalena Álvarez, con motivo -tangencial para lo que se discutía- del puro que estaba fumándose, menospreciando cualquier norma, durante una reunión del Consejo de Política Fiscal celebrada en La Moncloa, a finales de los ochenta.

No es que el humo y el olor del tabaco pudieran molestar a los presentes, cosa evitable siguiendo los dictados de la cortesía y de la educación, sino que además estaba prohibido fumar. O cuando quiso infravalorar la catástrofe del Prestige afirmando que el chapapote que se escapaba del petrolero hundido formaba “unos hilillos” que el mar se encargaría en hacer desaparecer.

Hacer lo que te da la gana, tratar al adversario con humillación y menosprecio y querer imponer exclusivamente tus propias recetas ocultas son actitudes que evidencian un carácter autoritario que, aunque circunstancialmente encuentre el refrendo de la ciudadanía, tarde o temprano se convertirá en un obstáculo insalvable para el ejercicio de la política y la gobernanza de un país.

Mariano Rajoy podrá ser un hombre de apariencia tranquila y afable, con experiencia y formación suficientes para acceder a la jefatura del Gobierno, pero si tales condiciones no son sino trajes para una función perfectamente representada, mal pronóstico le aguarda cuando los espectadores se den cuenta del engaño y comiencen a reclamar la devolución de la confianza prestada. Claro que para entonces ya pueden haber transcurrido, al menos, ocho años y se habrá podido aplicar el famoso programa oculto.

UN VIAJE DE ÚLTIMAS

Publicado: 5 julio, 2011 en Uncategorized

Anoche preparó el equipaje. Libros, camisas, el bolso de aseo, algunas mudas. Ahora cierra la maleta. Siempre que lo hace mira en derredor por si olvida algo. Siempre olvida algo. Eso sí, pequeños detalles. Un bolígrafo, el desodorante, algún papel con anotaciones dispersas. Apaga el aire acondicionado, baja las persianas, observa hasta el último detalle. En la mesa deja una nota manuscrita. Está escrita con letra clara, grande, intencionada, con firma y fecha. 

En un instante se le agolpan los recuerdos, oye voces, siente otros abrazos. Ahora tiene que partir. No sabe adónde. Sólo es consciente de que esta etapa de su vida ha tocado a su fin. Acepta este hecho convencido, como quien cumple años o se levanta con premura y sin dudas para ir al trabajo. A nadie ha dicho a nada. A quién le podría importar su partida.

Desde luego, no es una decisión precipitada. Todo lo contrario. Lo lleva pensando desde hace años. Por las noches le costaba consumar el sueño. Se asomaba a la ventana y veía con precisión todo aquel mundo que desconocía y anhelaba. Vivía solo. Así lo había decidido desde que se divorció.

Desde entonces vivió una vida vulgar, con fiestas y amigos, con mujeres fáciles, con dinero sobrado. Pero a veces le faltaba el aliento, porque muchos años atrás había decidido postergar sus sueños para otra vida que nunca tendría.

Ahora, por el contrario, le sobraban todas las comodidades alcanzadas, todos los privilegios reconocidos, todos los éxitos en el trabajo. Poco a poco su vida se fue reduciendo al encuentro con él mismo y a encontrar una solución a su desasosiego: la huida.

No había otra salida. Lo había pensado tantas veces que no cabía lugar a la duda. Tenía que alejarse de la ciudad, de los demás, de él mismo. Hay huidas definitivas, sin retorno posible. No es su voluntad la que lo empuja, ni las frustraciones acumuladas en los huesos las que lo llevan a adoptar esta decisión irreversible.

Es la salud. Una enfermedad que lo consume y lo mata poco a poco, que muerde incansablemente como una hormiga sus órganos vitales. Cuenta los días que le restan por vivir, pero no le duele esa suma de los días por venir, sino aquella otra de los días ya tachados que no vivió cuando aún la salud no era tema prioritario en su calendario.

De golpe se puso a anotar todos los sueños truncados, los viajes nunca realizados, las tardes vacías de cualquier invierno indigesto, las mujeres que lo abandonaron o que él no amó lo suficiente para retenerlas durante más tiempo.

Se miró las palmas de sus manos intentando descifrar las incógnitas de su destino indeclinable, pero no halló más respuesta que un vacío inmenso que no le gustaba. Nunca lloró y tampoco lo haría ahora. Nunca buscó la tristeza o la melancolía y tampoco ahora caería en esos agujeros inevitables del corazón.

Ahora no sabía qué sueño elegir porque nunca tuvo más sueño que consumir un día detrás de otro, y le horrorizaba al final de su vida diseñar un itinerario atractivo que no compartiría con nadie.

Buscó un pasaje en Internet sin prestar atención al destino. Daba igual uno u otro país. Sentado en el asiento del avión, ojeó el periódico y percibió que la vida fluye sin nuestra autorización, se derrama por todos los costados del mundo como una lluvia clara e intensa.

Escuchaba los murmullos de los otros pasajeros, las conversaciones entrecortadas, las risas, el bullicio de la vida a su alrededor. Supo de su enfermedad cuando los resultados de la revisión médica que ofrecía la empresa no fueron los de todos los años. Se trataba de una rutina, desde luego, no de una confirmación, pero los análisis anunciaban malos presagios.

Ahora no recuerda los pormenores. Nunca sufrió dolor, ningún síntoma anunciaba que su vida se extinguiera a pasos tan agigantados. Esta vez la flecha del azar le apuntaba de frente, no le dejaba un tiempo de reflexión o de dudas para preparar este último viaje.

En ese momento los motores del avión comenzaron a perder potencia. El aparato se había elevado sobre la pista casi medio kilómetro después de lo habitual. Por cualquier circunstancia, se activó el sistema de reserva en el motor derecho, hacia el que se escoró el avión instantes después de elevarse y antes de desplomarse al suelo. Cuando el avión se estrelló y estalló en llamas, él todavía contaba los días que su enfermedad le dejaría con vida.

LA MEMORIA DEL ORGULLO

Publicado: 4 julio, 2011 en Uncategorized

El 28 de junio de 1969 –hace un cuarto de hora en el reloj de la historia de la humanidad- homosexuales y transexuales neoyorquinos cogieron con rabia el timón de sus vidas y salieron a la calle a enfrentarse contra la intolerancia que los ridiculizaba.

Una redada policial contra los reunidos en el pub Stonewall Inn fue el origen del Orgullo. Esa noche de hace 42 años no fue distinta a otras. No fue la primera en la que fueron golpeados y humillados, pero sí fue la primera en la que decidieron rebelarse. Espontáneamente se sucedieron manifestaciones, no exentas de violencia, por más de una semana.

La comunidad LGTB daba así el “taconazo” y ahora, con heridas en el alma, había que organizarse en torno a entidades que sirvieran como catalizadoras de sus demandas. De ahí viene la lucha moderna por los derechos civiles de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGTB): de las catacumbas, de la agresión, de la cárcel, del ostracismo, del odio más atroz que una sociedad heterocentrista dirigía hacia personas odiadas por el simple hecho de atreverse a amar lo prohibido.

Éstos son los porqués del Orgullo LGTB: la necesidad de gritar la dignidad y el derecho a la estima ajena y a celebrar la alegría por haber llegado hasta aquí, a pesar de partir desde las cloacas.

En nuestro país, sin ir más lejos, sólo hace 30 años que bajo la Ley de Peligrosidad Social se criminalizaba la homosexualidad con prisión, violencia policial, abandono familiar, auto-exilio a zonas urbanas donde poder ser anónimos, soledad y mucho dolor. Para homosexuales y transexuales, el Franquismo no terminó en 1975 sino cuatro años más tarde -1979-, momento en el que fueron derogados los artículos que condenaban la homosexualidad.

Los actuales Orgullos, lejos de homenajear y reivindicar el origen de la lucha, han optado por eclipsarlo y poner en valor el estereotipo con el que la sociedad reconoce fácilmente a los homosexuales: pluma, tacón y lentejuela.

Muchos homosexuales y transexuales, encantados de la actual situación de libertades en la que vivimos fomentan cada día la superficialidad; una pseudocultura gai que consiste en la sobredimensión de la sexualidad y la belleza física, olvidando que su actual Orgullo, vanidoso, superfluo, consumista, festivo, insolidario, mercantil, estético y banal es el resultado del activismo de esos otros homosexuales y transexuales olvidados: aquellos que transformaron su Orgullo en lucha, encerramiento, compromiso político, cultura -sin etiquetas-, sensibilidad social, discursos sin estética, visibilidad, ideología y entrega para transformar la hostilidad hacia gais, lesbianas, y transexuales en respeto.

Lamentablemente, aquellos son olvidados en la actualidad en las manifestaciones actuales delOrgullo LGTB. Los derechos hoy conquistados no han sido regalados ni venidos de la nada: provienen de las palizas, de las cárceles, del exilio, de los insultos, de la violencia verbal y del rechazo más absoluto que una sociedad brindaba a los “sarasas”, “maricones”, “palomos cojos”, “travelos”, “mariposones”, “bujarrones”, “camioneras”, “tortilleras”, “machorras”…

Sirva este humilde artículo para homenajear a aquellos torturados, machacados, avergonzados, denigrados, insultados, expulsados y encarcelados por su condición sexual. Nunca reivindiquemos su dignidad porque nunca la perdieron. ¿O acaso se puede tener más dignidad que estar encerrado o morir por lo que sientes? Pero, eso sí, salgamos cada 28 de junio a ondear su memoria. Ellos son los verdaderos representantes de mi Orgullo.


  • Millones de parados y ninguno callado
  • Millones de desempleados y ninguno parado
  • Basta de falacia, queremos democracia
  • El pueblo unido funciona sin partidos
  • Si al pueblo maltratan, el pueblo se levanta
  • Nuestro dinero no es para el banquero
  • Si seguís con esa, haremos la islandesa
  • Si votas lo de siempre, te joden igualmente
  • Democracia es otra cosa, esta es asquerosa
  • Si quieres transición, movilización. Si quieres el cambio, revolución
  • Fantoches que estáis en el poder dejaros de joder
  • Ni Zapatero, ni Rajoy, democracia HOY
  • Porqué manda el mercado, si yo no le he votado
  • Con nuestro dinero, se salva a los banqueros, con nuestra unión, es la revolución
  • PSOE y PP, la misma mierda es
  • Botín y babosa son la misma cosa
  • Qué el viento de levante, se lleve a los mangantes (Para Cádiz ;-))
  • Al pueblo en la calle, no hay nadie que lo calle
  • El oro del banquero, la sangre del obrero
  • Juan Carlos, Sofía, la olla está vacía
  • Felipe, Leticia, a reinar a Sicilia
  • El pueblo no se calla, sabemos lo que pasa
  • Los recortes hacerlos en las Cortes
  • Mariano, Zapatero, que os voten los banqueros
  • Manos arriba, esto es un rescate
  • Políticos y banqueros, los mismos carroñeros
  • España en pie, una Islandia es
  • Bancos y partidos, el pueblo está jodido
  • Ea, ea, el pueblo se cabrea
  • España cabreada, España se levanta
  • Si esto no se apaña, caña, caña, caña
  • Menos gastos militares y más gastos sociales
  • Políticos y banqueros, mentirosos y usureros
  • Más inversión en sanidad y educación
  • Si el aire fuera un banco ya lo habrían rescatado
  • Tenemos la solución los banqueros a prisión
  • Las personas primero, los banqueros al talego
  • Rescata a la gente, no seas indecente
  • Devuelve lo robado que yo me lo he ganado
  • Dónde están, no se ven lo que tienen el poder
  • Luego diréis, que somos cinco o seis
  • Banqueros y usureros, los chorizos al talego
  • La ciudadanía, no somos mercancía
  • Con nuestro dinero, se salva a los baqueros
  • Porqué manda el mercado, si yo no lo he votado
  • Banqueros rescatados, obreros desahuciados
  • Jolín, jolín que aquí manda Botín, joder, joder no hay ni pa comer
  • Botín es el que manda y el pueblo es el que paga
  • Si esto no se apaña, caña, caña, caña, si esto no se arregla, fuera, fuera, fuera
  • PSOE, PP, la misma mierda es
  • Menos procesiones y más manifestaciones
  • Esta democracia me hace mucha gracia
  • Esto es un infierno, derroquemos al gobierno
  • Esta economía, es una hipocresía
  • El 22 de mayo, no seas su lacayo
  • No hay quien resista, siendo mileurista
  • Ladrones, corruptos, esto es un insulto
  • Mi dignidad no la compra mastercard
  • Revolución contra la corrupción
  • Con corrupción la revolución
  • No somos vagos, estamos en el paro
  • No hay quien resista, siendo mileurista
  • Político y banquero, reparte tu dinero
  • Escucha FMI, ya está España aquí
  • Escucha FMI ya está el pueblo aquí
  • La democracia no se ve, la democracia ya se fue
  • Contra la corrupción, político a prisión. Contra la usura, banquero al paredón
  • O todos en el ajo, o todos al carajo
  • Juan Carlos, Sofia, ve a la compra un día
  • De Oviedo a la La Palma, se acabo la calma, de Vigo a Barcelona corruptos a chirona
  • Nosotros os votamos, nosotros os echamos
  • Mi papeleta, no vota a tanta peña jeta
  • Un hipotecado es un esclavizado
  • Estas hipotecas, son nuestras condenas
  • Banquero, chupón, ya no estoy en mi sillón, político indecente yo estoy con mi gente
  • Corruptos y banqueros devolved nuestro dinero
  • Ciudadanía al parlamento a hacer el llamamiento
  • No nos hace gracia, esta democracia
  • Corruptos y banqueros, temed a los obreros
  • No más corrupción, pasamos a la acción
  • Tenemos la solución los corruptos a prisión
  • Tenemos la solución, banqueros a prisión
  • Sigue con esa que montamos la islandesa
  • Vuestra avaricia es nuestra injusticia
  • Sembrad corrupción y tendréis rebelión
  • Somos ciudadanos, no vuestro ganado
  • Si somos el futuro porque nos dan por culo
  • Contra la corrupción, decapitación
  • La sociedad despierta, se os acabó la fiesta
  • Insumisión contra la corrupción
  • Menos eurovisión y más manifestación
  • Recortad nuestros derechos y quemaremos vuestros techos
  • Quien dirige la batuta son unos hijos de puta
  • Banqueros usureros apestáis como becerros
  • Pedís austeridad desde el Mercedes clase A
  • Derribaremos el muro para salvar nuestro futuro
  • Políticos y banqueros arderéis con el dinero
  • Políticos comprados nos veréis en los juzgados
  • Al pueblo se recorta y la banca no se corta
  • Porque no nos hace gracia esta democracia
  • Sembrad corrupción y habrá revolución
  • Os haremos caer, el pueblo es el poder
  • Mis recortes sociales pagan los coches oficiales
  • La banca siempre gana, los recortes son su paga
  • El oro del banquero es la sangre del obrero
  • Si esto no se apaña, caña, caña, caña, si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra y si no hay solución a la Revolución
  • Un pueblo aplastado es un pueblo indignado y un pueblo aplastado en un pueblo incendiado
  • Recortes al obrero y beneficios al banquero???
  • Menos corrupción y más vocación
  • A tanta corrupción, bajamos el telón
  • Con esta hipoteca, me quedé mirando a Cuenca
  • Menos recortes sociales, más recortes militares
  • Recortad sin corazón y caeréis sin compasión
  • Ciudadanos al poder, os vamos a joder
  • Islandia, Islandia, mejor que Disneylandia
  • Ni en Eurovisión falta corrupción
  • Con mi dinero no pago a estos puteros
  • Ley de extranjería para la reina sofía
  • Le pese a quien le pese, España no se vende
  • Se quedan con mi pasta y aún les debo pasta
  • Viajas en primera mientras limpio tu escalera
  • Estoy en el paro, trabaja tú, enchufado
  • Dónde están mis intereses, los robas todos los meses
  • Izquierda y derecha, corrupción a toda mecha
  • No estáis educando, estáis adoctrinando
  • A mi no me da igual, preparados listos ya
  • A quién quieres engañar, yo también puedo pensar
  • Basta ya que tengo dignidad
  • No me cuentes cuentos, mis hijos están hambrientos
  • Quiero trabajar, no quiero mendigar
  • Más revolución y menos corrupción
  • Señores feudales, compartid vuestros caudales
  • Más educación y menos corrupción
  • PPSOE y coalición la misma mierda son
  • Los gastos militares, para escuelas y hospitales
  • Un bote, dos botes, masoca el que les vote
  • Se nota, se sienta mis huevos presidentes
  • Se nota, se siente, el pueblo está presente
  • Se nota, se siente, el pueblo presidente
  • Así, así, ningún paso atrás, contra la usura del sucio capital
  • Si quieres que te vote, no chupes del bote
  • Transparencia en la gestión, no nos robes más, cabrón
  • Rajoy, Zapatero, no sois democracia, lo es el pueblo entero
  • Inzquierda y derecha, de la misma mierda hecha
  • Nuestros políticos son teatreros, en este país no los queremos
  • Hasta las pelotas de tanta gaviota, hasta las pelotas de tanto puño y tanta rosa
  • ¿Dónde está el dinero? ¿Dónde está el dinero? Se lo ha gastado en drogas el hijo del banquero
  • Estado opresor, pueblo luchador
  • El pueblo sino lucha, los políticos no escuchan